sábado, 29 de marzo de 2014

Cous cous con verduras y champiñones

Esta semana hemos experimentado un poco con el cous cous. En un principio íbamos a preparar la típica ensalada tabule pero, lo de la cebolla y el pimiento en crudo no nos sonaba muy bien así que, decidimos hacer nuestra propia versión y hemos acertado de lleno.
 
Al hidratar el cous cous con el propio jugo del tomate y el juguito que sueltan las verduras, conseguimos un plato (además de muy sano) muy muy sabroso y la receta, como no podía ser de otra manera, es muy sencilla. Vamos con ella:

 
 
Ingredientes (para 6 personas):
 
- 250 g. de cous cous
- 8 tomates bien maduros
- 3 zanahorias
- 2 calabacines
- 300 g. de champiñones
- 1/4 de cebolla
- 2 dientes de ajo
- 1 chorrito de vino blanco
- aceite
- cúrcuma
- sal
 
 
¿Cómo lo hacemos?

En un bol grande ponemos los tomates picados en cubitos junto con todo el jugo que suelten. Añadimos el cous cous, damos unas vueltas con una cuchara, tapamos con un trapo limpio y dejamos reposar para que se hidrate bien.

Mientras, en una sartén con un poco de aceite ponemos los ajos fileteados, la cebolla finamente picada, el calabacín y la zanahoria cortados en bastoncitos y los champiñones también fileteados.

Añadimos un poco de cúrcuma y una pizca de sal. Rehogamos un poco, añadimos el vino blanco, tapamos y dejamos cocinar hasta que todo esté blandito.

Volvemos al bol donde habíamos puesto el cous cous y el tomate. Añadimos todas las verduras ya cocinadas con todo el jugo que haya soltado. Damos unas vueltas y colocamos en el plato de presentación. Decoramos con unos bastoncitos de calabacín y zanahoria y servimos la ensalada templada.

 

viernes, 28 de marzo de 2014

Empanadillas caseras. ¡Masa en 5 minutos!

Hoy os vamos a enseñar a preparar empanadillas caseras con una masa muy fácil y muy rápida de preparar. Para el relleno, hemos escogido el clásico de atún y huevo, aunque podéis rellenarlas de lo que más os guste (podéis hacerlas incluso dulces).
 
Están tan ricas recién hechas como al día siguiente ya frías y lo mejor de todo es que podemos hacer unas cuantas y congelarlas para tenerlas a mano el día que nos apetezca.
 
El sabor y textura de la masa es exacto a la de las empanadillas de compra, la diferencia es que éstas están rellenas en condiciones y sabemos lo que estamos comiendo. Vamos con la receta.

Aquí podéis ver el aspecto de nuestro relleno
 
 
Ingredientes (para unas 18 empanadillas):
 
Para la masa:
 
- 350 g. de harina
- 150 g. de aceite de oliva suave
- 150 g. de agua
- 1 cucharadita de sal
 
Para el relleno:
 
- 1 huevo cocido
- 1/4 de cebolla
- 2 cucharadas de pisto casero (o un trozo de pimiento rojo)
- 1/2 vaso de salsa de tomate casera
- 1 lata mediana de atún
- aceite
- sal
 
 
¿Cómo lo hacemos?

Para la masa: ponemos en un cazo al fuego el aceite el agua. Calentamos (sin dejar que hierva) y lo vertemos en un bol. Añadimos la harina y la sal de golpe y removemos con una cuchara hasta que todo esté bien mezclado. Dejamos reposar 30 minutos (hasta que haya enfriado).

Para el relleno: en una sartén con un poco de aceite ponemos la cebolla finamente picada y cocinamos hasta que esté bien pochada. Añadimos el pisto y rehogamos un poco. Ponemos el atún, la salsa de tomate y una pizca de sal y dejamos cocinar unos 7 minutos para que todo se integre bien. Añadimos el huevo cocido rallado o en trocitos pequeños y removemos. Apartamos del fuego y dejamos templar.

Para el montaje: sobre papel de horno antiadherente y con ayuda de un rodillo extendemos la bola de masa hasta que se quede muy finita (cuanto más fina mejor pero, sin que llegue a romperse).

Cortamos círculo de masa con un ayuda de una taza o un vaso, dejándolos ligeramente separados entre sí. Recortamos el papel para tener las obleas por separado y ya podemos rellenarlas con una cucharadita del relleno y cerrar con ayuda de un tenedor.

Freímos en abundante aceite bien caliente hasta que estén doradas por ambos lados y colocamos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de aceite. Dejamos templar antes de servir.

 


jueves, 27 de marzo de 2014

Falafels

Los falafels son como una especie de croquetas árabes que, en realidad, nada tiene que ver con las nuestras ya que, están hechos a base de garbanzo, verdura y especias. Un plato vegetariano muy sano y muy fácil de preparar que nos permite incorporar a nuestra dieta legumbres de una forma diferente.
 
Lo que más nos llamó la atención de esta receta es que no necesitamos cocer los garbanzos, basta con ponerlos a remojo la noche anterior, y el proceso es tan sencillo como triturar, dar forma y freír. En esta ocasión, los vamos a acompañar con salsa de yogur aunque, un poco de ali-oli seguro que también les va genial.
 
Esperamos que los hagáis porque os sorprenderán tanto como a nosotras. Vamos con la receta:

 
 
Ingredientes (para 16 falafels):
 
- 300 g. de garbanzos
- 2 dientes de ajo
- 1 cebolla pequeña
- 2 cucharadas de perejil fresco
- 1 cucharada de cilantro fresco
- 1 cucharadita de comino en polvo
- 1 cucharadita de levadura tipo Royal
- pimienta negra
- sal
 
Para la salsa:
 
- 1 yogurt natural
- 1 diente de ajo rallado
- 1 chorrito de aceite de oliva
- 1 chorrito de zumo de limón
- pimienta
- sal
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Escurrimos los garbanzos, que habremos puesto a remojo la noche anterior, y los trituramos en el vaso picador de la batidora. Vertemos en un bol y reservamos.
 
Volvemos al vaso picador y ponemos el resto de ingredientes. Trituramos hasta obtener una mezcla homogénea. Vertemos esta mezcla en el bol donde habíamos puesto los garbanzos triturados y mezclamos muy bien con ayuda de una espátula.Tapamos el bol con papel film y dejamos reposar en la nevera durante una hora.
 
Pasado este tiempo, sacamos el bol de la nevera y damos forma a nuestros falafels. Para ello: tomamos un puñadito de la mezcla, apretamos un poco para escurrir el exceso de líquido, formamos una bola del tamaño de una nuez y aplastamos muy ligeramente para darle una forma más aplanada.
 
Cuando tengamos todos los falafels hechos, los freímos en un sartén con abundante aceite bien caliente hasta que estén dorados por ambas partes. Retiramos y colocamos sobre papel de cocina para evitar el exceso de aceite. Ponemos en el plato de presentación y servimos.
 
Para la salsa de yogur, basta con mezclar todos los ingredientes en un cuenco hasta que todo esté bien integrado.
 

 
 
 

miércoles, 26 de marzo de 2014

Cazuelitas de pisto, chorizo y huevo

Esta es otra de esas ideas que tanto nos gustan, para una cena sin complicaciones en la cocina: unas cazuelitas de pisto, chorizo y huevo con mucho sabor, rápidas y facilísimas.
 
Las cazuelitas de este tipo admiten todo lo que se nos pueda ocurrir, "cazuelitas de aprovechamiento" con las que evitamos tirar a la basura sobras y tarros abiertos que se acumulan en la nevera y a las que también les van muy bien unas setas, unas gambitas, jamón serrano, etc. Vamos con al receta:
 
 
 
Ingredientes (para 4 cazuelitas):
 
- 200 g. de guisantes
- 4 cucharadas de pisto (o, en su defecto, verduras al gusto)
- 1 chorizo tierno
- 2 lonchas de bacon (o jamón serrano)
- 2 patatas medianas
- 4 huevos
- 3 dientes de ajo
- un chorrito de vino blanco
- aceite
- sal 
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Cortamos las patatas en cubos, les ponemos un poco de sal y las freímos en abundante aceite hasta que estén doradas. Retiramos y reservamos.
 
En una sartén con un poco de aceite doramos los ajos. Añadimos el bacon en trocitos, los guisantes y el chorizo en rodajas. Rehogamos un poco, añadimos el vino blanco y dejamos cocinar a fuego lento hasta que los guisantes estén tiernos.
 
Añadimos las patatas y removemos un poco. Cascamos encima los cuatro huevos, tapamos y dejamos cocinar hasta que los huevos estén listos.
 
 

martes, 25 de marzo de 2014

Empanada de "batallón": la empanada de El Bierzo

La historia de esta empanada se remonta a 28 años atrás, cuando mis padres se casaron y mi madre se vino a vivir al pueblo de mi padre. En una comida familiar con su familia política se hizo esta empanada de "batallón" y le llamó mucho la atención por dos motivos: primero, porque era enorme y segundo, porque no había platos en la mesa.

La tradición en este pueblo es levantar la tapa de la empanada, partirla en trozos, repartirlos entre los comensales y utilizarlos a modo de plato mientras todos comen de la lata. Mi madre ha mantenido esta tradición desde entonces y en casa nos encanta comerla así.

Esta vez, la empanada es algo más pequeña porque somos menos en la mesa y por eso se ha hecho en el horno eléctrico pero, si hay más invitados hacemos una lata más grande y la cocemos en el horno de pereuela que, por suerte, tenemos en el jardín.

Espero que hagáis esta empanada, porque os aseguro que os va a encantar: el relleno, la masa (sobre todo el currusco de los bordes)...¡es increíble!. Dicho todo esto, vamos con la receta:





Ingredientes:

Para la masa:

- 1 kg. de harina
- 25 g. de levadura fresca
- 1 cucharadita de sal
- 800 ml. de agua tibia


Para el relleno:

- 1 conejo
- 1 kg. de carne de ternera
- 1 cebolla mediana
- 7 patatas medianas
- 1 manojo de acelgas
- 2 dientes de ajo
- 1 cucharada de pimentón dulce
- perejil
- aceite
- sal


¿Cómo lo hacemos?

Para la masa:

En un bol grande ponemos la harina y la sal. Reservamos. En otro bol, ponemos el agua tibia y disolvemos en ella la levadura. Añadimos esta mezcla poco a poco a la harina y vamos amasando hasta obtener una masa que no se pega a las manos. Formamos una bola, la ponemos en un bol que tapamos con un paño y limpio y la dejamos reposar 2 horas.


Para el relleno:

Machacamos en el mortero los dos dientes de ajo con un poco de perejil, el pimentón y un chorrito de aceite. En un bol, ponemos toda la carne ya troceada y salpimentada, echamos por encima la mezcla anterior y revolvemos bien para que la carne quede bien adobada. Reservamos.



En otro bol ponemos las patatas cortadas en rodajas, la cebolla finamente picada, las acelgas troceadas y un poco de sal. Mezclamos bien y reservamos.


Para el montaje:

Dividimos la masa en dos partes: una para la base de la empanada y otra para la tapa. Cogemos una de las bolas de masa y, sobre un superficie bien enharinada, la extendemos con el rodillo hasta que quede fina y lo suficiente como para que cubra el fondo y laterales de nuestra lata o bandeja de horno.

Colocamos la base de masa en la bandeja y ponemos encima unas 3/4 partes de la mezcla de patatas y acelgas. Repartimos por encima la carne troceada, cubrimos con el restos de patatas y acelgas y ponemos un chorrito de aceite por encima.

 


 


 
 
Extendemos la otra bola de masa tal y como hemos hecho con la base, tapamos la empanada y unimos los bordes enrollando un poco la masa hacia dentro.
 
 
 

 
 
Metemos al horno precalentado a 230ºC hasta que coja algo de color; entonces, lo bajamos a 180ºC y cocemos durante 1 hora y media.
 
 
Y así se come :)
 

lunes, 24 de marzo de 2014

Flamenquines de jamón y queso

Los flamenquines son un plato típico del sur que originalmente se preparan con cinta de lomo, jamón serrano y queso. Hoy os proponemos una versión más original, rápida, sencilla y económica pero, sobre todo, muy rica, para esos días en que no se nos ocurre qué cenar o nos falta el tiempo para cocinar. 
 
Un plato que gustará mucho a los niños (y los no tan niños) y tan fácil de preparar que hasta los más pequeños pueden ayudarnos. Vamos con la "receta":


 
Ingredientes (para 4 personas):
 
- 12 rebanadas de pan de molde (mejor sin corteza)
- 12 lonchas de jamón cocido
- 12 tranchetes de queso
- 2 huevos
- pan rallado (mejor si tiene ajo y perejil, para dar más sabor)
- aceite
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Con ayuda de un rodillo aplastamos las rebanadas de pan de molde hasta dejarlas muy finitas. Encima de cada rebanada colocamos una loncha de jamón cocido y, encima, un tranchete de queso.
 
Enrollamos haciendo un poco de presión y atravesamos cada flamenquín con un palillo para que no se abran. Pasamos por huevo y pan rallado y freímos en aceite bien caliente durante unos segundo por cada lado (hasta que el pan rallado esté bien dorado).
 
Sacamos los flamenquines de la sartén y los ponemos en un plato sobre papel de cocina para quitar el exceso de aceite. Retiramos los palillos y colocamos en el plato de presentación.


 
NOTAS:
 
* Aunque esta vez no lo hemos puesto, os recomendamos poner una tira de pimiento encima del queso en cada flamenquín.

domingo, 23 de marzo de 2014

Albóndigas en salsa de pisto

Hoy os enseñamos como preparar albóndigas en salsa. Una receta de las de toda la vida pero que siempre está bien tener a mano, porque siempre gustan.
 
Esta vez hemos hecho una salsa muy sabrosa gracias al pisto, lo que además le da un color aún más bonito. Una receta, como siempre, sencilla y de las que piden a gritos un trocito de pan para mojar. Vamos con la receta:
 
 Ingredientes (para 4 personas):
 
- 250 g. de carne picada de ternera
- 250 g. de carne picada de cerdo
- 250 ml. de salsa de tomate casera
- 3 cucharadas de pisto casero
- 1/2 vaso de vino blanco.
- 2 dientes de ajo
- un puñadito de miga de pan
- un chorrito de leche
- 1 huevo
- harina
- perejil
- pimienta
- aceite
- sal
 
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Ponemos la miga de pan en un vaso con leche y dejamos que se empape bien.
 
Salpimentamos la carne y le añadimos el ajo y el perejil que habremos machado previamente en el mortero. Añadimos el huevo y la miga de pan escurrida y mezclamos bien.
 
Hacemos bolitas con la carne y las pasamos por harina. Freímos en abundante aceite bien caliente hasta que estén doraditas. Retiramos y reservamos.
 
Trituramos las salsa con las 3 cucharadas de pisto y lo vertemos en una cazuela. Ponemos las albóndigas en la cazuela, añadimos el vino blanco y cocinamos a fuego medio durante unos 20 minutos. ¡Y listo!
 
NOTAS:
 
* Nosotras utilizamos pisto casero que tenemos en conserva pero, si no tenéis, podéis cocinar la salsa de tomate con un poco de zanahoria, cebolla, pimiento, calabacín y berenjena y, después, triturarlo. Os llevará un poco más de tiempo, pero merecerá la pena.

sábado, 22 de marzo de 2014

Caracolas de Nutella

Hoy proponemos otro desayuno de domingo. Unos ricos y tiernísimos bollitos que, en este caso, hemos rellenado con Nutella aunque, también se pueden hacer con crema pastelera, con canela, con frutos secos...
 
Tened en cuenta que, aunque es una receta muy sencilla, necesitaremos tiempo para prepararla pues, la masa tiene que reposar dos veces antes de meterla al horno. Vamos con la receta:
 
 Ingredientes (para unos 16 bollitos grandes):
 
Para la masa:
 
- 250 ml. de leche
- 75 g. de mantequilla
- 75 g. de azúcar
- 1/2 cucharadita de sal
- 675 g. de harina
- 7 g. de levadura de panadería (no fresca, liofilizada)
- 4 huevos M
 
 
Para el relleno y decoración:
 
- 60 g. de mantequilla
- 200 g. de Nutella (o similar)
- 1 huevo (para pintar)
 
 
Para el glaseado:
 
- 5 cucharadas hermosas de azúcar glas
- 4 cucharadas de leche
 
 
 
¿Cómo lo hacemos?
 
En un bol, mezclamos la harina y la levadura. Reservamos.
 
Ponemos en un cazo, a fuego medio, la leche, la mantequilla, el azúcar y la sal. Calentamos hasta que la mantequilla se derrita pero sin que llegue a hervir (importante).
 
Ponemos la mezcla anterior en un bol grande y añadimos la mitad de la harina. Empezamos a mezclar con la batidora (si tenemos ganchos para amasar) o con una cuchara. Añadimos los huevos de uno en uno y seguimos mezclando. Añadimos el resto de la harina y amasamos hasta conseguir una masa que no se pega a las manos (seguramente necesitaremos echar un poco más de harina en este punto, siempre poco a poco).
 
Formamos una bola con la masa, la ponemos en un bol y dejamos reposar durante dos horas. Pasado este tiempo, sin sacarla del bol, la espachurramos para quitar el aire y dejamos reposar otros 10 minutos.
 
Enharinamos bien la superficie sobre la que vamos a trabajar, ponemos la bola de masa encima y con ayuda de un rodillo vamos estirándola hasta conseguir un rectángulo de medio centímetro de grosor aproximadamente.
 
 
 
Pintamos la masa con la mantequilla a punto pomada, ponemos unos churritos de Nutella por toda la superficie y enrollamos la masa presionando muy ligeramente.
 
 
 
 
 Cortamos la masa en rodajas y las vamos poniendo sobre papel antiadherente en una bandeja para horno un poco separadas entre sí (porque crecerán bastante).
 
 
 Dejamos reposar de nuevo durante 1 hora. Pasado este tiempo, las pintamos con el huevo batido y las metemos al horno precalentado a 190ºC unos 20-25 minutos. Sacamos y pintamos con el glaseado de leche y azúcar. Dejamos enfriar completamente antes de servir.
 
 NOTAS:
 
* Nosotras hemos utilizado dos bandejas como la que veis en la foto.
 
* Esta es una adaptación de la receta que vimos en Objetivo: Cupcake Perfecto

viernes, 21 de marzo de 2014

Migas de bacalo con patatas

Aunque con la primavera empezamos a dejar el frío atrás, en casa somos de esos a los que, de vez en cuando, no sigue prestando un buen plato de cuchara.
 
Hoy os proponemos una receta muy sabrosa con la que, además de calentar el cuerpo en los días más fríos, conseguimos un plato muy completo a base de pescado y verdura. La elaboración, más sencilla, imposible. Vamos con la receta:
 
 
 

Ingredientes:

- 1 cebolla pequeña
- 2 zanahorias
- 1 pimiento rojo
- 5 patatas medianas
- 400 g. de migas de bacalao
- aceite
- 1 diente de ajo
- pimentón dulce
- perejil
- 1 hoja de laurel
- sal

¿Cómo lo hacemos?

Ponemos a remojo las migas de bacalao el día antes, cambiándole una vez el agua. Al día siguiente las escurrimos y reservamos.

En una olla ponemos un poco de aceite y añadimos la cebolla, la zanahoria y el pimiento que habremos picado finamente. Cocinamos hasta que la verdura esté bien pochada.
 
Añadimos las patatas peladas y cortadas en cachelos pequeños, las migas de bacalao, el diente de ajo machacado con un poco de perejil y la cucharadita de pimentón. Rehogamos un poco todo.
 
Cubrimos con agua, añadimos una hoja de laurel y rectificamos de sal (tened en cuenta que el bacalao aún puede tener algo de sal). Cocinamos a fuego medio durante una hora o hasta que las patatas estén bien cocidas.
 


jueves, 20 de marzo de 2014

Verdura con "rechino"

Hoy os proponemos, más que una receta (porque es tan básica que cualquiera sabe hacerlo), una idea para comer de una forma sana y equilibrada ideal para compensar días de celebración como el de ayer en los que siempre nos pasamos con las grasas y los dulces.
 
Se trata básicamente de verdura cocida, que podemos acompañar con huevo o pescado, a la que daremos un toque especial y muchísimo sabor con un refrito o "rechino" (según mi abuela) de ajo, pimentón y aceite.
 
 
Ingredientes (para 4 personas):
 
- 3 cogollos de brócoli
- 4 patatas medianas
- 4 zanahorias
- 4 huevos
- 5 dientes de ajo
- 2 cucharaditas de pimentón dulce
- aceite
- sal
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Cocemos los huevos y reservamos.
 
Ponemos en el fuego una olla grande con agua y sal. Cuando rompa a hervir echamos las zanahorias peladas. A los 10 minutos echamos las patatas que habremos cortado en cachelos. Esperamos otros 10 minutos más y echamos el brócoli. Cuando la verdura ya esté cocida (no demasiado, sino que debe quedar "al dente") la escurrimos y la colocamos en una fuente.
 
Cortamos los huevos en rodajas o cuartos y los colocamos sobre la verdura.
 
Para el "rechino": en una sartén con un poco de aceite, sofreímos los ajos fileteados hasta que estén doraditos. Apartamos del fuego, añadimos el pimentón, removemos un poco y rápidamente lo vertemos por encima de la verdura.
 
 NOTAS:
 
* Esta vez hemos hecho el plato más completo con huevo cocido pero también solemos utilizar pescados como la mielga (cazón) o el bacalao. Cuando es así, lo echamos a hervir en el último momento porque con unos minutos es suficiente.
 
* Os recomendamos acompañarlo con un poco de vinagre para que esté aún más sabroso.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Crema de aguacate y cangrejo

Hoy os traemos una receta muy original que a nosotras nos encanta y que descubrimos hace años gracias a una de mis tías. Una crema de queso, aguacate y palitos de cangrejo muy suave y fresca, diferente y, para nosotras, ¡adictiva!

Solemos acompañarla con tostaditas crujientes tanto en comidas, a modo de aperitivo, como en cenas más ligeritas. La receta, como siempre, es muy sencilla y no tardaremos nada en hacerla.


 
Ingredientes:
 
- 150 g. de queso crema (tipo Philadelphia)
- 1 aguacate bien maduro
- 8 palitos de cangrejo
- 1 pizca de sal
 
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Abrimos el aguacate, retiramos el hueso y con ayuda de una cuchara lo vaciamos en un bol  pequeño. Aplastamos muy bien con un tenedor hasta que se quede hecho papilla.
 
Añadimos el queso crema y los palitos desmenuzados y aplastamos de nuevo con el tenedor hasta que todo esté muy bien integrado. Añadimos un pizca de sal (al gusto)  y vertemos la crema en el bol de presentación. Servimos acompañado de tostaditas crujientes.
 
 
 
NOTAS:
 
* Os recomendamos hacer la crema justo antes de servirla para que mantenga un color más bonito y no de tiempo a que se oxide el aguacate.
 
* Podéis triturar la crema con la batidora aunque, a nosotras nos gusta más encontrarnos trocitos de cangrejo al comerla.

martes, 18 de marzo de 2014

Tarta Victoria

Para que mañana celebréis el Día del Padre o Día de San José como es debido, hoy os proponemos una de nuestras tartas favoritas: la Tarta Victoria (llamada así porque, al parecer, era una de las favoritas de la Reina Victoria de Inglaterra). Una tarta para nada empalagosa, con un bizcocho de vainilla muy jugoso y con un relleno de mermelada de frambuesa y nata montada delicioso. Vamos con la receta:





Ingredientes (para un molde de 20 cm):

- 175 g. de mantequilla (importante: a tª ambiente, muy blandita)
- 120 g. de azúcar
- 3 huevos
- 1 cucharada de esencia de vainilla
- 175 g. de harina con levadura (tipo Bizcochona)
- 1 cucharadita de levadura (tipo Royal)


Para el relleno y la decoración:

- 400 ml. de nata líquida
- azúcar al gusto para montar la nata
- mermelada de frambuesa
- un poco de crema pastelera (aquí podéis ver cómo hacerla)
- un puñado de fresas
- unos trozos de chocolate (opcional)


¿Cómo lo hacemos?:

En primer lugar, cubrimos el fondo de dos moldes de 20 cm. con papel antiadherente y engrasamos los laterales con mantequilla. Después, precalentamos el horno a 180ºC.

En un bol grande ponemos la mantequilla, el azúcar, los huevos y la esencia de vainilla y batimos muy bien durante unos minutos. Añadimos la harina tamizada junto con la cucharadita de levadura y volvemos a batir bien unos minutos más. La mezcla quedará bastante espesa.

Con una cuchara grande repartimos la mezcla entre los dos moldes, repartiéndola uniformemente en cada uno.

Metemos los moldes al horno precalentado a 180ºC durante 20 minutos (o hasta que al pinchar en el centro con un palillo, éste salga limpio). Sacamos del horno y dejamos reposar 5 minutos en los moldes. Desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla de horno.

Mientras los bizcochos enfrían, montamos la nata líquida con unas varillas, añadiendo azúcar al gusto (en casa no nos gusta especialmente dulce).

Para el montaje de la tarta: colocamos boca abajo uno de los bizcochos, ponemos encima una capa generosa de mermelada de frambuesa y encima, otra de nata montada (también generosa). Colocamos sobre la nata el otro bizcocho y presionamos muy ligeramente para que se asiente.

Como veis, para decorarla nosotras utilizamos la nata montada que nos sobra para tapar los laterales, un poco de crema pastelera quemada en el centro, unas fresas alrededor de la crema y, para este día tan especial, la palabra "Papá" hecha con chocolate pero, vosotros podéis hacerlo como más os guste.

 
 NOTAS:

* Nosotras utilizamos dos moldes pero, si no tenéis dos iguales podéis utilizar uno y, cuando esté frío, partir el bizcocho en dos.

lunes, 17 de marzo de 2014

Crema pastelera

Hoy os damos la receta de un clásico en la repostería: la crema pastelera. Una crema de sabor suave, con toques de vainilla, naranja, limón y canela, que podéis utilizar como relleno de muchos postres: cañas de hojaldre, profiteroles, tartas, bollitos, donuts, etc.
 
A parte de ser muy rica, la receta es muy sencilla, con pocos ingredientes, y de los que casi siempre tenemos en casa. Vamos con la receta:



 
Ingredientes

- 1/2 litro de leche
- 4 yemas de huevo
- 120 g. de azúcar
- 50 g. de maicena
- 1 vaina de vainilla (o una cucharadita de esencia de vainilla)
- cáscara de media naranja
- cáscara de medio limón
- media ramita de canela (o una pizca de canela en polvo)

 
¿Cómo lo hacemos?

Separamos un vaso del medio litro de leche y disolvemos en él la maicena.  Reservamos.

Ponemos en un cazo el resto de la leche junto con la vainilla (las semillas de la vaina o la esencia), la piel de naranja y limón y la canela. Calentamos justo hasta que empiece a hervir, apartamos del fuego, tapamos con un plato y dejamos reposar.

En un bol, batimos las yemas con el azúcar hasta obtener una mezcla blanquecina y espesa (sabremos que está lista cuando al levantar las varillas, el dibujo que forme la mezcla al caer, tarde unos segundos en desaparecer).

Colamos la leche que estaba reposando y la volvemos a poner al fuego. Añadimos la maicena disuelta y removemos bien con unas varillas para que se integre.

Apartamos rápido del fuego y, poco a poco y sin dejar de remover, vamos añadiendo la leche al bol con la mezcla de yemas y azúcar. Echamos toda la mezcla al cazo de nuevo y calentamos a fuego medio-alto, removiendo constantemente con unas varillas hasta que la crema empiece a espesar (tardará unos minutos).

Vertemos la crema en un bol, la tapamos con papel film y la dejamos enfriar completamente antes de utilizarla.

 

domingo, 16 de marzo de 2014

"Fisherman pie" o Pastel de pescado

Hoy os enseñaremos cómo preparar un pastel de pescado, espinacas y puré de patata  muy completo, sencillo y sabroso, ideal tanto para la comida como para la cena.
 
Lo bueno de esta receta es que podemos hacerlo con nuestro pescado favorito: filetes de merluza, de panga, de salmón o, como en nuestro caso, de bacalao. Lo más importante es que, si puede ser, tanto las espinacas como el pescado sean frescos. En cuanto al puré de patata, no volveréis a utilizar el de compra cuando hayáis probado este. Vamos con la receta:
 
 
 
Ingredientes (para 4 personas):
 
Para el puré de patata:
 
- 4 patatas medianas
- 12 g. de mantequilla
- 125 ml. de leche
- una pizca de nuez moscada
- pimienta negra
- sal
 
Para la bechamel:
 
- 20 g. de mantequilla
- 15 g. de harina
- 2 dientes de ajo
- 250 ml. de leche fría
- una pizca de nuez moscada
- sal
 
Además:
 
- 4 trozos de pescado (debemos cubrir el fondo de la fuente)
- 600 g. de espinacas
- 3 ajos
- pimienta negra
- aceite
- sal
- mantequilla para engrasar la fuente.
 
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Primero preparamos el puré de patata. Para ello: pelamos y cocemos las patatas hasta que estén bien tiernas. Las ponemos en un bol y las aplastamos bien con el tenedor. Añadimos la sal, la pimienta, la mantequilla y la leche y mezclamos bien con unas varillas. Reservamos.
 
Para la bechamel: ponemos la mantequilla en un cazo al fuego y cuando se derrita, añadimos las harina y la cocinamos 1 minuto. Añadimos parte de la leche y removemos enérgicamente con unas varillas. Echamos los ajos partidos a la mitad, una pizca de sal, una pizca de nuez moscada y el resto de la leche. Sin dejar de remover, cocinamos la bechamel hasta que rompa a hervir. La apartamos del fuego, sacamos los ajos y reservamos.
 
Para las espinacas: en una sartén con un poco de aceite ponemos 3 dientes de ajos laminados. Cuando estén dorados los retiramos. Añadimos las espinacas, un poco de sal, y las cocinamos hasta que estén bien tiernas. Escurrimos y reservamos.
 
Para montar el pastel: engrasamos el fondo de la fuente con un poco de mantequilla. Espolvoreamos con un  poco de sal y pimienta (si es con bacalao, no hace falta la sal) y colocamos los filetes de pescado encima. Un poco más de sal y pimienta y ponemos por encima las espinacas. Vertemos la bechamel sobre las espinacas y encima, colocamos el puré de patata que extendemos con ayuda de una espátula o cuchara.
 
Metemos el pastel en el horno precalentado a 190ºC durante 35 minutos y 2 minutos más con el horno en función grill para que quede así de dorado por encima.
 
 
NOTAS:

* Esta es una adaptación de la receta que vimos en Food Wishes

* Para colocar el puré de patata, lo mejor es ponerlo en montoncitos por toda la superficie antes de extenderlo.

sábado, 15 de marzo de 2014

Trenzas de brioche glaseadas

Hoy os proponemos unas trencitas de brioche para que mañana podáis tener un desayuno dominguero de 10.

Sabemos que enfrentarse a una masa siempre asusta, y más aún si se trata de una masa de brioche; sin embargo, esta receta es perfecta, al menos para nosotras, porque siempre conseguimos una masa manejable que no se pega para nada a las manos.
 
Además, si hay niños en casa, es una buena manera de sustituir la bollería industrial (con colorantes, conservantes y demás aditivos que no nos interesan) por una bollería 100% casera muchísimo más sana. Como siempre, la receta es muy sencilla, así que no hay excusa para no hacerla. Vamos con la receta:

 
 
Ingredientes (para 8 trenzas grandes):
 
Para las trenzas:
 
- 250 ml. de leche
- 100 ml. de aceite de girasol (o mantequilla derretida)
- 60 g. de azúcar
- 40 g. de levadura fresca
- 2 huevos
- 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional)
- 650 g. de harina
- 1 cucharadita de sal
 
 
Para decorar:

- 1 huevo para pintar
- un poco de azúcar humedecido con unas gotas de agua


Para el glaseado:
 
- 5 cucharadas de azúcar glass
- 3 cucharadas de leche
 
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
En un bol grande ponemos la harina con la cucharadita de sal y reservamos.
 
En otro bol, ponemos la leche, el aceite y el azúcar. Templamos la mezcla en el microondas (debe estar templado, no caliente) y disolvemos en ella la levadura. Añadimos 2 huevos batidos y la esencia de vainilla y mezclamos bien con unas varillas.
 
Añadimos esta mezcla líquida al bol con harina, removemos un poco con una cuchara y cuando la masa ya no se pegue a las manos la amasamos un poco encima de la mesa. Formamos una bola, la metemos en el bol de nuevo y dejamos reposar durante 10 minutos.
 
Pasado este tiempo, sacamos la masa del bol, la dividimos en ocho trozos y con cada uno hacemos una trenza que vamos colocando en la bandeja del horno sobre papel antiadherente. Dejamos reposar las trenzas dentro del horno a 50ºC durante 20 minutos.

Sacamos las trenzas del horno y lo subimos a 200ºC. Pintamos las trenzas con el huevo y les ponemos un poquitín de azúcar humedecida por encima.  Las volvemos a meter al horno otros 20 minutos o hasta que estén bien doradas.
 
Cuando salgan del horno las pintamos con la mezcla de leche y azúcar glas del glaseado y las dejamos enfriar completamente antes de consumir.

 
 
NOTAS:
 
* También podéis hacer las trenzas más pequeñas, como hemos hecho nosotras esta vez (nos han salido 16).
 
* En realidad podéis dar a la masa la forma que queráis: trenzas, caracolas, bollitos redondos...

viernes, 14 de marzo de 2014

Pechugas de pollo gratinadas

Esta es una de esas recetas "salvavidas" para los días en que ya no se nos ocurre qué hacer de comer o ni si quiera sabemos qué nos apetece. Una receta exprés, supersabrosa y muy jugosa.
 
Unas pechugas de pollo, un poco de mahonesa y queso parmesano y ,con una ensalada para acompañar, ya tenemos la comida o cena lista. Vamos con la receta:


 
 
Ingredientes:
 
- 4 filetes de pollo un poco gorditos.
- 9 cucharaditas de mahonesa.
- 6 cucharaditas de queso parmesano en polvo.
- Pimienta negra.
- Sal.
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Salpimentamos las pechugas y las colocamos en una fuente para horno. Cubrimos cada una con una cucharadita de la mezcla de mahonesa y queso y las metemos al horno a 200ºC durante 15 minutos (los dos último con el horno en función grill).


 
 
NOTAS:
 
* Podéis usar cualquier queso que tengáis por casa aunque, realmente, se nota la diferencia cuando se usa el parmesano.

jueves, 13 de marzo de 2014

Ali-oli

Hoy os enseñamos cómo hacer un ali-oli o mahonesa de ajo casera de una forma rápida y sencilla. No estamos seguras de si es la receta más tradicional pero, a nosotras nos encanta así.
 
La utilizamos sobretodo para acompañar las patatas pero con la tortilla funciona también muy bien. Vamos con la receta:
 
Como veis nuestro ali-oli no es tan blanquecino como el de compra pero es que nosotras utilizamos huevos caseros.
 Ingredientes:
 
- 1 huevo
- 1 diente de ajo
- 1 pizca de sal
- un chorro de aceite
- un chorrito de vinagre (opcional)
 
¿Cómo lo hacemos?
 
Ponemos en el vaso de la batidora el huevo, el diente de ajo y la sal. Trituramos sin mover la batidora y vamos añadiendo poco a poco el chorro de aceite hasta que la mezcla empiece a ligar; entonces, levantamos la batidora un poco para que se mezclen bien los ingredientes y listo. 
 
En este punto, nosotras añadimos un chorrito de vinagre para que la salsa se quede más ligera, la removemos con una cuchara y la vertemos en un bol para ponerla en la mesa.