miércoles, 24 de septiembre de 2014

Conservas caseras: PIMIENTOS ASADOS

Con estos pimientos asados estamos a punto ya de terminar con nuestra temporada de conservas...básicamente, porque no nos entra ni un tarro más en la despensa y ya vamos teniendo salsa de tomate, pisto, pimientos asados y mermeladas varias para todo el invierno :)
 
Para esta conserva sólo necesitaremos pimientos rojos de calidad y un horno común o un invento para asar pimientos como el que nos trajeron hace un tiempo y con el que podemos asar muchos más pimientos a la vez (ahora lo veréis). 
 
Ingredientes:
 
- pimientos rojos
 
¿Cómo lo hacemos?:
 
Para hacerlos en el horno de casa, precalentamos el horno a 200ºC unos 15 minutos. Lavamos los pimientos y los untamos con un poco de aceite de oliva, los colocamos sobre la bandeja del horno con papel de aluminio en el fondo y metemos al horno. Bajamos la temperatura a 180ºC y asamos durante unos 50 minutos, dando la vuelta a los pimientos a la mitad del tiempo para que se asen bien por todas partes.
 
Para hacerlos en un asador como el nuestro o del mismo estilo, caldeamos bien la chapa del asador con abundante leña. Colocamos los pimientos sobre la chapa y dejamos que se asen bien por todas partes, volteándolos de vez en cuando.
 
 
 
 
Una vez estén bien asados nuestros pimientos, los reservamos en un recipiente amplio y dejamos que se templen. Cuando hayan perdido un poco de calor, quitamos el culo a los pimientos, los pelamos bien raspando con el cuchillo, les quitamos las pepitas y partimos en cuatro tiras.
 
Para conservarlos, rellenamos nuestros tarros previamente esterilizados con los trozos de pimiento, apretando un poco para llenarlos bien. Cerramos los tarros y los cocemos en una olla con abundante agua contando 20 minutos desde el momento en que empiece a hervir. Dejamos enfriar completamente y ya podemos guardar nuestros tarros en la despensa.
 
Estos pimientos podemos utilizarlos para empanadas y empanadillas, guisos, pizzas, fajitas, como entrante con un poco de lacón...o incluso solos, con un chorritos de aceite y una pizca de sal

 

12 comentarios:

  1. Que ricos y que buen invento ese me gusta besitos

    ResponderEliminar
  2. Que diferencia con los comprados, verdad?
    Yo, cada año también los preparo así los del piquillo y son una auténtica delicia.
    Un beso
    Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotras sólo utilizamos los de compra cuando queremos hacerlos rellenos, porque los que nosotras conservamos son más bien grandes, no del piquillo. Pero, sin duda, siempre está todo más rico cuando es de casa. Un besito :)

      Eliminar
  3. Una conserva deliciosa y una manera de asarlos muy original, me ha encantado la idea!!! tienen que estar riquísimos esos pimientos, besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Nosotras los usamos para todo porque dan mucho sabor y, además, son bien sanos. Un besito :)

      Eliminar
  4. En casa tenemos asador y hacemos muchisimos a las brasas, te han quedado maravillosos reina y como bien dices van con casi todos, mi hija coje el bote y directamente del bote a la boca, y vcuando te descuidas tiene los botes vacios jeje...Besss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! A nosotras también nos encantan aunque...aún no llegamos al punto de comerlos del bote...pero casi..jajaj porque los usamos para muchísimas recetas. Besos :)

      Eliminar
  5. Como tienen que a ver quedado esos pimientos!!! Yo recuerdo que mi madre los llevaba a una tahona para asarlos, cuando veraneábamos en un pueblo de Avila, y quedaban de ricos!!
    Imagino lo rico que deben de estar estos tuyos, y en conserva que bien.
    Besitos chicas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Los pimientos asados son para nosotras un básico que nos gusta poder tener a mano todo el año, por eso tenemos unos cuanto botes ya en la despensa. Besos guapas :)

      Eliminar
  6. Qué gustazo poder hacerlas de esta forma y tan natural, con todo su sabor. Y ahora tener para mucho tiempo!!! Un beso guapa!!

    ResponderEliminar